comprar-pantalla-interactiva

Las pantallas interactivas han llegado al campo de la Educación para realizar cambios sin precedentes en la forma en que los maestr@s enseñan y los alumn@s aprenden. Las razones para usarlas en un aula van desde el aumento de la participación y el rendimiento en los estudiantes hasta la eficiencia al impartir la clase en los maestr@s. Aunque también ofrecen algunos beneficios inesperados.

Las pantallas interactivas, brindan muchos beneficios. Y aquí os vamos a enumerar diez de las principales ventajas de usarlas en el aula.

1. Fomentan el aprendizaje activo

Las pantallas interactivas tienen una capacidad inherente para impulsar el aprendizaje activo (siempre que los maestr@s los usen para algo más que mostrar videos y diapositivas). Es una de las mayores ventajas que estos dispositivos dinámicos aportan al aula.

Como su nombre indica, aprendizaje activo significa aprender a través de la participación en el contenido. Innumerables actividades facilitan el aprendizaje activo, la mayoría de las propuestas con un monitor interactivo lo hacen.

  • Colaboración: Los estudiantes que trabajan juntos son los que tienen un mejor aprendizaje activo. Las pantallas interactivas fomentan en todo momento la colaboración ya que sus funciones multitáctiles permiten a varios estudiantes manipular el contenido en pantalla de forma simultánea, trabajando en equipo.

pizarra-digital-tactil

  • Demostración. Cuando los estudiantes muestran, explican o enseñan al resto de sus compañeros, sus mentes participan activamente en el proceso de aprendizaje. Si esto se lleva a cabo en una gran pantalla y los beneficios serán aún mayores. Con un monitor interactivo, los estudiantes pueden extraer contenido de Internet, anotar cosas en la parte superior de las diapositivas para resaltar los puntos clave, agregar videos y audio a las presentaciones, y mucho más.
    Los estudiantes son expertos en encontrar formas creativas de usar la tecnología, si se les proporcionan las herramientas necesarias nos sorprenderá el resultado.
  • Experimentación. Las pantallas interactivas maximizan el aprendizaje STEM. Los estudiantes pueden realizar laboratorios y experimentos en la pantalla, trabajar ecuaciones en equipo, compartir sus resultados para generar una discusión grupal, etc. Las opciones para aprovechar la interactividad de la pantalla son infinitas.

Las pantallas interactivas han llegado al campo de la Educación para realizar cambios sin precedentes en la forma en que los maestr@s enseñan y los alumn@s aprenden. Las razones para usarlas en un aula van desde el aumento de la participación y el rendimiento en los estudiantes hasta la eficiencia al impartir la clase en los maestr@s. Aunque también ofrecen algunos beneficios inesperados.

2. Desarrollo del pensamiento crítico

Las pantallas interactivas ayudan a los estudiantes de todas las edades a desarrollar habilidades críticas para la vida. Los trabajos de hoy, y de mañana, exigen una mayor adaptabilidad, resolución de problemas y pensamiento crítico. Para preparar a los estudiantes para eso se necesitan usar herramientas tecnológicas. Y necesitan usar estas herramientas tecnológicas en el aula de manera que desarrollen estas habilidades críticas.

Para mantenerse a flote en este mundo cada vez más competitivo, los estudiantes deben poder pensar críticamente. Deben ser capaces de observar y analizar para descubrir soluciones inteligentes a dilemas complejos. Deben poder responder a preguntas de alto nivel que requieran reflexión y exploración. Deben aprender a preguntarse por qué, qué pasa si y cómo, ante cualquier problema. Las pantallas interactivas ayudan con todo esto y más.

monitor-interactivo-promethean

Las grandes empresas de hoy esperan que los empleados trabajen en equipos y colaboren de manera efectiva. El formato tradicional de conferencias de uno a muchos no logra fomentar estas habilidades. Las pantallas interactivas permiten el aprendizaje constructivista donde los estudiantes trabajan juntos para hacer conexiones y desarrollar conocimiento.

Para 2030, del 30 al 40 por ciento de los trabajos requerirán fuertes habilidades socioemocionales. Los estudiantes de hoy realizarán trabajos que las máquinas no pueden hacer, como comunicarse, administrar personas y aplicar experiencia. El uso de pantallas táctiles con los compañeros de clase ayuda a los estudiantes a desarrollar competencias de aprendizaje socioemocional. Habilidades como autoconciencia y autogestión, conciencia social, habilidades de relación y toma de decisiones responsable.

3. Aumentan el entusiasmo y el compromiso

Los estudiantes con un monitor interactivo en clase están más comprometidos, prestan más atención y son más positivos con el aprendizaje. Los maestr@s reportan una mayor atención y compromiso como los principales beneficios de la enseñanza con este dispositivo en el aula.

El impacto motivador de las pantallas interactivas se ve en todos los niveles de educación. En educación infantil estos beneficios incluyen ganancias en logros, participación, motivación y cooperación, se consigue que el periodo de tiempo de los alumn@s participando en actividades de exploración y actividades se dé de forma más larga. El foco y la capacidad de atención durante las lecciones también aumentan.

Un estudio reciente comparó los resultados de la enseñanza tradicional versus la enseñanza tecnológica con estudiantes de tres a seis años. Uno de los tres grupos usaba tablets, pantallas interactivas u hojas de trabajo en papel para aprender y practicar conceptos. Los resultados revelaron que los estudiantes que usaban tecnología estaban más motivados y lograron mejores resultados que los que usaron papel. Además, los maestr@s percibieron que los alumn@s con pantallas interactivas eran los más motivados de los tres grupos. ¿Por qué la diferencia de entusiasmo entre la tablet y los grupos de pantallas interactivas? Probablemente fue el componente colaborativo que aportan las pantallas con respecto a las tablets. La pantalla permite que varios estudiantes realicen las actividades al mismo tiempo, y esto los animó a interactuar entre ellos. Por ejemplo, discutieron las respuestas correctas y ayudaron voluntariamente a sus compañeros si no sabían la respuesta correcta. De esta manera, los beneficios del aprendizaje colaborativo se hicieron muy notables.

Los estudiantes de primaria estaban igualmente más motivados cuando usaban pantallas interactivas. El impacto positivo de la tecnología fue significativo, mejorando el aprendizaje de los estudiantes, la calidad del entorno de aprendizaje y la emoción por las lecciones.

En educación superior los resultados continúan demostrando las cualidades cautivadoras de las pantallas interactivas. Un estudio comparó las clases impartidas con y sin pantalla, los alumn@s asignados a la clase "con" alcanzaron niveles más altos de "prensa académica", el grado en que les importaban los logros académicos. Los investigadores concluyen que la diferencia fue una correlación positiva significativa.

4. Retroalimentación más efectiva

Los estudiantes necesitan retroalimentación para saber cuándo están en el camino correcto. Décadas de investigación han demostrado que menos instrucción sumada a más retroalimentación crea un mayor aprendizaje. De hecho, duplica la rapidez con que los estudiantes aprenden.

La tecnología educativa ofrece abundantes formas de crear retroalimentación efectiva. Las discusiones en pequeños grupos infunden creatividad cuando los estudiantes tienen tecnología a su disposición, ya sea un iPad, un ordenador o pantalla táctil. Los estudiantes expertos en tecnología recurrirán a los dispositivos disponibles para investigar, dibujar, diagramar, describir y defender. Durante estas discusiones, los estudiantes se brindan mutuamente retroalimentación continua sobre sus ideas y comprensión.

Las pantallas interactivas pueden maximizar la retroalimentación efectiva. Usando aplicaciones de aprendizaje interactivas se consigue una mayor participación. Los estudiantes que trabajan en pantallas interactivas reciben respuestas inmediatas que les indican cómo les está yendo, la acción rápida y la repetición les permiten volver a intentarlo. Al hacerlo, reciben el aporte constante y continuo crítico para convertir la retroalimentación en aprendizaje.

5. Mejora la gestión del aula

Las pantallas interactivas pueden ser de gran ayuda para mantener la clase funcionando sin problemas. Por un lado, cuanto más comprometidos están los estudiantes, menos probabilidades hay de que sean perjudiciales. Al hacer que las lecciones sean más dinámicas, los estudiantes están intrínsecamente más cautivados por el contenido. (¿A quién no le gusta aprender con un juego, un video o una discusión animada?)

Por otro lado, las pantallas permiten el uso de ayudas visuales imperdibles. Los temporizadores visuales mantienen a los niños en la tarea y les ayudan a conceptualizar, administrar y visualizar el tiempo cuando hacen exámenes o hay que hacer alguna actividad por turnos. Las señales de nivel de ruido visual (a través de app destinadas para ello) hacen que "callar" sea más divertido y evitan que el maestr@ sea el malo.

Finalmente, los maestr@s saben que el desarrollo de una comunidad coherente en el aula es muy importante en la gestión del aula. El monitor interactivo proporciona un espacio central alrededor del cual construir esa comunidad. Se puede usar para realizar las reuniones matutinas, incluso dejando que los estudiantes se ganen el papel de moderadores matutinos en la pantalla grande. Permita que los alumn@s creen presentaciones multimedia para que se expresen de una manera nueva y dinámica y desafíelos a unir fuerzas con aplicaciones de juego cooperativo.

elegir-pantalla-tactil

6. Crear una experiencia común

Cuando las escuelas implementan programas de aprendizaje uno-a-uno, los estudiantes pueden terminar pasando mucho tiempo detrás de una pantalla centrados en sus propias actividades. Esto puede ser excelente para el aprendizaje diferenciado pero no es tan bueno para mantener una comunidad en el aula. Desviando su atención al monitor interactivo, los estudiantes vuelven a tener una mentalidad comunitaria, ya sea porque el profesor o un grupo de estudiantes hagan una presentación, la pantalla crea una experiencia común.
Mientras más se use el monitor interactivo, más se convertirá en un punto de reunión central, en un medio visible para crear un terreno común entre los compañeros de clase. Los proyectos colaborativos, las presentaciones y el aprendizaje gamificado son suficientes. Su pantalla incluso puede ayudar a crear una atmósfera tranquila cuando los estudiantes estén centrados en sus tareas, puede poner escenas de la naturaleza o usar música acompañada de un reproductor visual.

7. Mayor inclusividad en el aula

Las pantallas interactivas ayudan a los maestr@s a ofrecer oportunidades de aprendizaje a todos los tipos de estudiantes. Las lecciones que llevan a los alumn@s a la pizarra permiten que los alumn@s kinestesicos se levanten y se muevan. Los videos y las presentaciones multimedia atraen a los alumn@s visuales y auditivos. ¿Y para aquellos que aprenden mejor leyendo? Los maestr@s pueden capturar y guardar notas en pantalla y distribuir los archivos para una revisión independiente.

pantalla-promethean

La tecnología en el aula puede servir de inclusor para estudiantes con necesidades especiales. Las pantallas interactivas se integran fácilmente con la tecnología de asistencia, como los subtítulos, los marcadores de texto y software de texto por voz. Los estudiantes que tienen dificultades para sostener un bolígrafo pueden escribir en la pantalla con un dedo o una pelota de tenis. Los principiantes pueden trazar letras y formas, y los alumn@s avanzados pueden colaborar con sus compañeros en lecciones más complejas en la pantalla.

Es posible que los estudiantes con problemas de movilidad no puedan participar en una pantalla anclada en la pared debido a la altura. Existe la opción de montarlas en soportes ajustables en altura y móviles para facilitar la participación de estos alumn@s.

8. Mejora los resultados de aprendizaje

Los estudiantes y los maestr@s están de acuerdo: las pantallas interactivas son divertidas, cautivan, mejoran la capacidad de atención e impulsan la participación de los estudiantes. Pueden ser una pieza clave para la cohesión en el aula. También ayudan a los estudiantes a aprender más, aprender mejor y ser más capaces de aplicar ese aprendizaje a medida que avanzan en sus vidas.

Sabemos que el aprendizaje activo funciona. Un análisis de 225 estudios concluyó que reduce las tasas de fracaso en un 55% sobre la recepción pasiva de información. También sabemos que las pantallas interactivas y el aprendizaje activo van de la mano. Que estas pantallas táctiles dinámicas y versátiles facilitan innumerables aventuras de aprendizaje activo.

Hoy en día, los maestr@s pueden aprovechar el potencial de aprendizaje de las pantallas en mayor medida. Las pantallas en sí ofrecen un nuevo nivel de capacidades colaborativas e interactivas, si a esto le agregamos una gran cantidad de aplicaciones para aprendizaje interactivo, además de software para compartir contenido fácil de usar y sistemas de respuesta fácilmente disponibles. Todos apoyan un mayor aprendizaje en prácticamente cualquier plan de estudios.

9. Fácil de instalar

Los departamentos de informática son grandes admiradores de las pantallas interactivas. En comparación con las pizarras digitales tradicionales y los proyectores, ofrecen grandes beneficios:

  • Una solución todo en uno.
  • Fácil instalación.
  • Mantenimiento reducido.
  • Sin bombillas.
  • Sin filtros ni calibración.
  • Mayor fiabilidad.
  • Una vida más larga.
  • Menor consumo de energía.
  • Montaje en pared o soporte móvil para compartir recursos.
  • No suelen tener tarifas de licencia de software.
  • Los maestr@s pueden usarlas con un entrenamiento mínimo.

Todo lo cual ahorra tiempo de los técnicos y reduce los costes relacionados.

monitor-tactil

10. Fácil de usar

Algunos maestr@s son amantes de las tecnologías educativas. Otros, no tanto. Ambos se hacen rápidamente con el funcionamiento de las pantallas interactivas. Perciben las pantallas como televisores de pantalla más grande, lo que los hace accesibles de inmediato. Sus funciones de pizarra son iguales que las de las pizarras blancas estándar.

A medida que los maestr@s adquieren experiencia con su pantalla, comienzan a beneficiarse de todas sus funciones. Los equipos de informática informan que después de una breve clase, la mayoría de los maestr@s se sienten cómodos con las pantallas. Algunos fabricantes de pantallas ofrecen seminarios web y cursos en su web para ayudar a los educadores a optimizar el uso de la pantalla de su aula.

Los maestr@s que anteriormente usaban sistemas basados en proyectores son los que más se alegran del cambio. En comparación con estos sistemas, las pantallas tienen las siguientes ventajas:

  • Tiempo de enseñanza maximizado; sin tiempo de inactividad por bombillas quemadas o recalibrado de pizarras.
  • Elimina sombras y brillos.
  • Funcionamiento silencioso y sin ventilador.
  • Pantalla nítida y brillante que permite mantener las luces encendidas.
  • Fácil montaje en soporte móvil (con ruedas) para moverla entre aulas.